PERIODISMO DE CATACUMBA

36 años cumple el Periodismo de Catacumba

PERIODISMO POPULAR O DE CATACUMBAS

Por: Juan Alberto Henríquez Oporta (*)

Siendo Presidente de la Unión de Periodistas de Nicaragua (UPN), propuse e impulsé varios proyectos, uno de ellos que hiciéramos la historia del periodismo nicaragüense, partiendo de los vivos, laborando o no en los medios de comunicación, egresados o no de las Escuelas de Periodismo o de Comunicación, igualmente que se concediera por parte de la Asamblea Nacional con el Premio “Rigoberto Cabeza” a los dirigentes del Periodismo Popular o de Catacumbas: Alejandro Romero, Lilly Soto, Carlos García, Guillermo Treminio, César Cortés y Juan Alberto Henríquez, pudo haber sido que el parlamento otorgara una pensión vitalicia a los cinco directivos.

Este 28 de enero del 2014, se cumplen 36 años de aquella gesta, sin pos*bilidades de alguna actividad, uno por ignorarlas, otros por no tener posibilidades y las organizaciones por ambas cosas.

Los periodistas nicaragüenses tienen como registro de El Periodismo Popular la tesis de pre-grado de las compañeras Alicia Chacón (fallecida) y María Alicia Talavera y los dato relacionados en los once o doce días de periodismo directo, fueron proporcionado por quien escribe.

Tengo en preparación mis testimonios que me tocó vivir, por haber tenido la responsabilidad y el honor de ser el Coordinador y además promotor o sea actor de la propuesta. No he tenido los recursos para terminar el trabajo y cada vez siento menos posibilidades. Ofrezco unos de mis capítulos del libro en preparación.

El 28 de enero de 1978, en la tarde, cayendo la noche, en una reunión de Directivos con directores de Radioperiodicos, se decidió hacer una Asamblea General de Periodistas (Radioperiodistas) en la que se avaluaría EL RADIOPERIODICO UNITARIO que se realizaría la mañana siguiente, con la participación, en la cadena, de los medios de comunicación que habían sido constantemente afectados con las multas, las amenazas y en general sufrían la censuras por el somocismo y su instrumento, la Dirección de Radio y TV de la Guardia Nacional.

Se integraron, previo acuerdos con ellos, a las seis de la mañana: Noticiero Mundial (Guillermo Treminio), que servía de cabeza, seguido de Sucesos de Radio Corporación (José Esteban Quezada), Aquí Nicaragua de Radio Mi Preferida (William Montiel y Peña), Extra de Radio Continental (Dr. Rodolfo Avendaño Sandino y Freddy Rostrán Aráuz). Se trataba de toda la audiencia del dial, con la exclusión del somocismo.

Efectivamente se hizo el Noticiero con las voces que se propusieron para la locución, eran los tradicionales: Guillermo Treminio, César Estrada, Bismarck Rodríguez, y Eduardo López Meza.

Se elaboró una proclama de los periodistas, en la que no se mencionaba ningún nombre propio o sea se asumía esa actitud con beligerancia, pero se nombrabas al somocismo y se le acusaba de ser el responsable de la crisis, que estaba ocurriendo en Nicaragua y de lo que sucedía a los periodistas y medios de comunicación.

El comunicado se firmó de forma individual, porque no todos eran miembros del Sindicato, no compartían los criterios políticos de la dirigencia, de tal manera que dábamos chance a buscar mayar cantidad de aliados

El Noticiero Unitario fue mandado a cerrar por orden de la GN, sin que hubiese resistencia para mantenerse en el aire. Algunas emisoras fueron se aliaron con la represión del gobierno, tomando sus propias acciones para no aparecer enfrentadas al somocismo.

La Dirección de Radio y TV de la Jefatura de Radio de la Guardia Nacional, Coronel Alberto Luna Solórzano, se había enterado que teníamos organizados y convocado a una Asamblea Evaluativa. Luna se hizo presente, pretendiendo dar explicaciones por qué no se podía efectuarse una cadena de Noticieros. Alegaba que debíamos de solicitar permiso a su autoridad, debería ser con tiempo determinado, pues tenía que analizar la solicitud y otras cosas. Era unas cargas burocráticas para decir NO.

Antes que tomara la palabra el delegado del somocismo, lo hicieron los periodistas Francisco Hernández Segura y el profesor Gustavo Montalván padre (ambos fallecidos). Lo hicieron en varias ocasiones, dieron la cara refutando una por una los argumentos del militar, mientras que el resto del auditorio, se encargaba de vitorear a los oradores y abuchear a la contra parte.

Ese mismo día a las once de la mañana a la hora de la emisión del Noticiero “Aquí Centro América” de Radio Corporación, cuyo director fue Bismarck Rodríguez Soza, estaba siendo amenazado con el cierre y de multas por la Jefatura de Radio y TV, según le decían se le aplicaría, de lo que el gremio llamaba Código Negro, esa presión del régimen sirvió para encender más los ánimos de los periodistas presentes en la asamblea, en el local del Sindicato, y del gremio en general, declarando que no se sometería a la voluntad y capricho de la dictadura.

Nos quedamos solos los periodistas, sin la GN y comenzamos a conversar. Al margen de las deliberaciones de la Asamblea, el colega Carlos García Castillo, que nos dijo que buscáramos nuevas formas y sugirió en el plenario, sin precisar, pero de rechazo a lo que se hacía y a las pretensiones del somocismo de controlar la comunicación, obligando a no informar de la huelga general después de la muerte del Dr. PJ Chamorro, de los combates de la guerrilla, del aislamiento del gobierno y la disposiciones de los sectores populares de terminar con la dictadura.

Los periodistas dijeron que no habría más multas pagadas por los medios de comunicación, que no aceptaban más amenazas, ni tampoco más censuras a los medios. Se dispusieron a trabajar “libremente”, comenzando con la realización de un SOLO RADIOPERIODICO que saldría al aire a las seis de la mañana. Integraron el esfuerzo unitario por todos los radioperiodicos de la mañana y expresaron que después se evaluaría para seguir en el futuro y que se podría repetir el reto.

Desde el mismo Noticiero los periodistas se encargaron de citar la Asamblea de las diez de la mañana y dar las explicaciones a los colegas en general de las acciones que se harían en el futuro inmediato.

Los periodistas que no participaron en el Noticiero, tenían la función de escuchar a las ediciones de los somocistas, pero no dijeron nada, se quedaron sorprendidos del atrevimiento, guardaron silencio, para comentar a título personal que estaban de acuerdo con la protesta de ese día, pero no dirían nada en público por las razones que se entendíamos.

LLAMADO A CONSTITUIR EL COMITÉ POPULAR DE HUELGA.

En ese llamado a una Asamblea General a los afiliados al Sindicato de Radio periodistas de Managua y en aquella casa sin figura de local de lucha, pero que albergaba a los periodistas y sus ideas, se convocó a lo que se dio en llamar EL COMITÉ POPULAR DE HUELGA.-

La propuesta se hizo en la Asamblea del Sindicato fue en dos vías: 1) Mantenernos independientes, es decir, no tener nexos políticos orgánicos con el Frente Amplio Opositor (FAO), ni UDEL, porque se consideraba que se trataba de un instrumento de la burguesía para establecer en Nicaragua un “Somocismo, sin Somoza” y con esa opinión estábamos de acuerdo con los militantes sandinistas; los muchachos del Frente Estudiantil Revolucionario (FER), las dos tendencias: el marxista leninista (ML) y la Guerra Popular Prolongada (GPP).

El FSLN Insurreccional (llamado Tercerista) se hacía representar en el Sindicato por el Doctor Sergio Prado, el nombre usado fue Juventud Nicaragüense, llegaban, se informaban y respetaban nuestras decisiones. El médico tenía un programa de comentario en una radio capitalina, tiempo posterior apareció como Frente Obrero y hasta viajó por la República de Albania en esa calidad a tratar de conseguir dinero y armas para la guerra contra el somocismo.

Llegaba un joven estudiante de la UCA y que se identificó como Tercerista de nombre, Luis Eduardo Sánchez, hijo de Raúl Sánchez y hermano del caricaturista de diario El Pueblo y después de Barricada, Roger-Sánchez. Decían tener una organización juvenil de esa corriente política: primero Juventud Democrática Sandinista (JDS) y por último Juventud Revolucionaria Sandinista (JRS), cuyos directivos fueron: Neysis Ríos, asesinada por el somocismo, Pedro Hurtado, José Ángel Nicaragua, Antonio Sujo (El Chino) y el propio Sánchez.

Los directivos del Sindicato o del Comité Popular de Huelga, tenían simpatías o militaban en cada una de las corrientes políticas tenían sus representante, aunque ninguno la hacían prevalecer, al menos públicamente y eran así más o menos: Alejandro Romero, Tendencia Proletaria (TP), Lilly Soto (Terceristas), Carlos García y Manuel Eugarrios (GPP), Juan Alberto Henríquez (MAP ó Frente Obrero). Sabemos que César Cortés era del Partido Socialista (PSN), sin embargo, sus opiniones era más cercanas al Frente Sandinista y con El Frente Obrero.

Guillermo Treminio, no se metía en las discusiones acaloradas, daba vuelta y regresaba, ni cuando se trataba de egresos fuertes, como una propuesta de Manuel Eugarrios de entregar una buena cantidad de dólares a una persona que no tenía el respaldo de ni su esposa, ni de los directivos. Treminio nos decía “yo NO toco el dinero que me dan, es para la jornadas estratégicas, pídanme y se los doy de mi bolsa”

La directiva del Sindicato mantenía una firme posición en favor en la lucha armada y por una expresión popular, por eso cuando se propuso la constitución y de la formación del Frente Popular de Huelga, con toda la izquierda, nadie la objetó, aun cuando no estaban de acuerdo con la personalidad del proponente Ignacio Briones Torres y de allí se derivó, también el nombre del Periodismo Popular, en mi caso, estaba familiarizado con los términos, porque el Frente Obrero, abraza la Guerra Popular, prestigiamos y propagandizamos un Gobierno Popular, precisamente como una copia de lo que decía los chinos, es decir, de los comunistas encabezados por Mao TseTung en la China Popular, Comunista o Continental.

Esa concepción del Gobierno Popular quería decir, integrado y dirigido por la clase obrera, con participación de la burguesía supuestamente que mantenía contradicciones con el imperialismo norteamericano, incluimos al campesinado sin tomar en cuenta su condición de ricos, pobres u obreros agrícolas, era plenamente a la concepción Maoísta opuesta a los cubanos y de la Unión Soviética, se decía, además de Estalinista.

Ese Comité Popular de Huelga se encargaría de buscar la alianza con los partidos de izquierda: PSN, dos tendencias, Partido Comunistas, Frente Obrero, las tendencias sandinistas, las comunidades de bases de San Pablo Apóstol, y fue allí donde surgió la propuesta de PERIODISMO POPULAR o Comité Popular de Huelga en oposición al Comité Nacional de Huelga del Frente Amplio Opositor (FAO) y de UDEL, eso no gustó nunca a los dirigentes y sus divulgadores.

Nos quedamos solos, sin la izquierdea, ni la derecha y decimos hacer lo que sabíamos: PERIODISMO, salió en una reunión hacerlo de forma directa, solicitando a nuestros “aliados” de la empresa privada, los medios que necesitábamos o sea dinero, megáfonos, camionetas, parlantes, carros. Esas solicitudes se hicieron a tanto el Ingeniero Alfonso Robelo del CONSEJO DE LA INICIATIVA PRIVADA (COSIP) como el Lic William Báez de FUNDE, nos dijeron que sí y aún estamos esperando.

El periodismo popular solamente pudo ir de forma directa a algunas iglesias católicas, a dos universidades, algunos centros educativos de secundaria. De manera indirecta: a Nandaime, Jinotepe, Matagalpa, Jinotega y algunas haciendas.

Las contradicciones afloraban constantemente, por qué no se integraban los directivos a la comunicación directa; los partes de guerra del FSLN no se leían íntegramente, no se inventaban combates. las acusaciones estaban a la orden del día, etc. Todos estos hechos o circunstancias que dieron lugar a cerrar los radioperiódicos y cada quien haría su propio trabajo, a esta jornada en el Sindicato de Radioperiodistas de Nicaragua se le llamo PERIODISMO POPULAR y el diario La Prensa logró después de varios intentos de nombres y con una opinión darle el nombre de PERIODISMO DE CATACUMBAS. En otra Ocasión estaré ofreciendo datos y temas de interés para los estudiosos y periodistas de la época o de los nuevos periodistas.

(*)Periodista y Abogado